viernes, 27 de julio de 2007

Viernes de Drinks.

Esta fue por mucho tiempo mi idea de un viernes feliz…Sentada en una mesa, a la luz de la luna, viento fresco en la cara, pelo suelto, jazz de fondo, una buena compañía y un apple martini, o sangría, o zinfandell…O, o bueno, hasta ahí le paro porque tampoco soy teporocha.
Lo mejor de todo lo que he mencionado, la buena compañía, esas pláticas interminables que pueden durar toda la noche… Y si que tuve muchos viernes así y martes, jueves, lunes, domingos, jajaja en fin……Me refiero a las noches agradables, con el tiempo vas dejando de lado esos placeres, los cambias por otras ocupaciones no menos enriquecedoras, lo único rescatado de eso la mejor compañía que esta conmigo todos los días y a cualquier hora…
Pero antes de esa compañía hubieron muchos viernecitos anhelando el futuro, pensando en como se arreglaría mi vida, que me deparaba el destino, cual sería mi final feliz…Esos finales de telenovela que todas queremos conseguir…
Por eso digo que las compañías variaron mucho pero los pensamientos dentro de mi no, siempre anhelé lo mismo.
Y cuando lo conseguí, cuando todo por arte de magia se arregló y llegó el final de la novela para empezar otra muy diferente (no menos feliz). Resulta que se acabaron esos viernecitos, esos drinks, esas salidas interminables, ese conocer antros…
Confieso que extraño eso, pero no lo anhelo, esos tiempos ya se fueron y no pretendo volverlos a vivir, ya los disfruté muy bien. Lo que extraño es la sensación de incertidumbre que me hacía tener esperanzas, no se si me explico, pero era como un motorcito. Era bastante entretenido estar pasándome películas de mi vida futura a veces escenas de acción, a veces drama, terror, y románticas también, why not?, pero las mejores, las de comedia…
Rescato de esas épocas pasadas una noche de viernes, en el balcón del departamento, sacamos el sillón, nos sentamos y subimos los pies al barandal, se veía el mar, la luna y corría viento fresco, platicamos muchas horas, no conocía bien a esa persona pero me di cuenta que es lindo conocer y ver los sentimientos de los demás sin juzgarlos, que las apariencias engañan y que seamos como seamos todos queremos lo mismo, fue una etapa muy rara, estuve convencida de que todo lo que me platicó esa persona se le haría realidad y así fue, hasta que me enteré que aunque se le cumplió ese primer anhelo luego todo cambio. El mío si se cumplió y es mi intención que perdure toda la vida.

Claro ejemplo de un viernecito de drinks que tomó dos caminos diferentes, y como siempre yo feliz con el que tomé…





5 comentarios:

Pily! dijo...

Yo me acuerdo de un viernecito que me platicaste...

Talves no fue de drinks... pero viene muy ad hoc a lo que mencionas...

Tu y tu "acompañante" leyendo el primer capítulo de Diablo Guardián en la terraza de tu casa...

Cambiaron los viernes de drinks... pero se conservó su esencia!

Saludos comis

Pily

Pily! dijo...

* ahí te va la fe de erratas..
talvez

Denny dijo...

SALUUUUUUUUUUD!!

HAYDEE dijo...

Oh si esas largas pláticas a la luz de la luna y retomando temas viejos no se olvidan.

Cómo olvidar que hicieron planes a futuro y no estuvieron presentes para llevarlos a cabo el uno con el otro?, pero que gusto es saber que lo lograron a pesar de estar alejados?, eso me pasó y agradezco ese alejamiento porque sino a estas alturas ya estaría divorciada y amargada.

Saluditos.

Angela dijo...

A mi me pasa parecido, en estos momentos de mi vida que todo toma otro color y sabor tambien se vale extran~ar aquellas veces en las que tanto se divertia uno, de imaginar el curso que tomaria mi vida, si serian las acciones correctas, etc..

Ahora, la vida que tengo, siento que fue la correcta.

saludos tocaya :D